La familia, junto a la escuela, desempeñan el papel más destacado en el desarrollo integral de los niños y las niñas. La tarea de los padres depende de las características de los progenitores pero también de la combinación de factores de protección y de riesgo así como de las capacidades de los padres y de las necesidades evolutivas de los hijos.

Esta tarea es compleja y por ello hay Instituciones que ofrecen orientación y servicios básicos que les ayuden a garantizar el correcto desarrollo de sus hijos. No debemos considerar que únicamente las familias más vulnerables son las que precisan apoyo, es importante considerar además una finalidad preventiva y de promoción del desarrollo de los miembros de la familia.

Los principios básicos que definen el concepto de parentalidad positiva son: respeto hacia las necesidades específicas de los niños y las niñas, fortalecimiento de vínculos afectivos seguros y resolución de conflictos no violenta.

En esta línea, Save the Children ha elaborado una guía de intervención, “Queriendo se entiende la familia. Guía de intervención sobre parentalidad positiva para profesionales”. En esta guía encontrarás consejos como:

 

  • “Ármate de paciencia”. Ante una rabieta o una situación de miedo, inseguridad, frustración, etc. es importante ayudarle a verbalizar sus sentimientos para que pueda sentirse confortado.
  • “Pon normas claras, realistas y consistentes:¡pero no cuando no estés enfadado ni muy cansado!”. Desde pequeños tienen que tener claro que hay límites, deberes y responsabilidades. Pero las normas deben ser entendidas como necesarias y favorecedoras de una adecuada convivencia.
  • “Asume los cambios que se producen en la adolescencia y adáptate a ellos”. Cuando llega la adolescencia, es importante asumir sus intereses y necesidades pero también acompañarles con afecto, diálogo y normas.
  • “Practica la escucha activa con tu hijo o hija”. Hay que tener capacidad para saber ponerse en su lugar pero también que él se ponga en el papel de sus padres.
  • Y sobre todo, ¡Cuídate y quiérete tú también!. Los padres necesitan espacios para disfrutar y relajar se con algo que les guste. Ejercer una parentalidad positiva requiere mucho esfuerzo y generosidad. Tu hijo o hija necesita que seas feliz y estés en forma.

VER ARTÍCULO COMPLETO

 

 

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter