Los alumnos de la ciudad china de Shanghái son los que tienen un mayor nivel de educación financiera, indica un estudio de la OCDE, el primero a gran escala sobre la materia y que evaluó a unos 29.000 alumnos de 13 países y economías del organismo y otros cinco asociados. Uno de cada seis alumnos españoles de 15 años (16,5%) tiene dificultades para resolver asuntos sencillos de economía doméstica, como distinguir facturas, tomar decisiones sobre el gasto cotidiano o utilizar una tarjeta de crédito.

 

Éstos son algunos de los datos que se derivan del último Programa Internacional de Evaluación Internacional de Alumnos (PISA). El análisis, elaborado con la colaboración del BBVA, revela que solo el 3,8 % demostró un nivel de excelencia, y que apenas uno de cada diez pudo resolver las preguntas más difíciles, que implicaban por ejemplo el coste de una transacción o calcular el balance de una cuenta.

 

Como ya señaló la FAD en un artículo anterior, estos son los resultados de una de las partes de la prueba que mide sobre la competencia financiera el el grado que han adquirido del conocimiento y las destrezas necesarias al final de la etapa obligatoria.

 

Pero, ¿qué es esto de la Economía Financiera?.

En el pasado congreso sobre Finanzas para la vida celebrado el 9 y 10 de julio se debatió sobre el tema, de hecho se puede acceder a la información a través de los canales del INEE en Slideshare o Youtube.

 

Quizás la respuesta nos la pueden dar el marco de las preguntas que se realizaron en el PISA respecto de los programas de educación financiera:

  1. Dinero y transacciones, que engloba aspectos de economía personal y de diferenciación entre dinero y crédito, ahorro e inversión, así como el conocimiento básico de instrumentos como las tarjetas de crédito, etc
  2. Planificación y gestión, apartado éste en el que se trabaja con el corto y el largo plazo y se estimulan hábitos relacionados con la capacidad para hacer planes y gestionarlos.
  3. Riesgo y diversificación, donde se introduce el concepto de riesgo y se desarrolla la habilidad para gestionarlo.
  4. Perspectivas financieras, que incorpora un conocimiento básico del mundo financiero (contratos, tipos de interés, inflación…)

La OCDE define la educación financiera como “el proceso mediante el cual los individuos adquieren una mejor comprensión de los conceptos y productos financieros y desarrollan las habilidades necesarias para tomar decisiones informadas, evaluar riesgos y oportunidades financieras, y mejorar su bienestar” (Improving Financial Literacy, Paris, 2005, p. 13). La alfabetización sería la competencia final adquirida por el individuo que ha desarrollado ese proceso y se concretaría en un conjunto de habilidades, conocimientos y actitudes que le habilitarían para gestionar adecuadamente las cuestiones financieras a lo largo de su vida (Hung, A., Parker, A.M. & Yoong, J., 2009. Defining and Measuring Financial Literacy. SSRN Electronic Journal).

Seguiremos en futuros post hablando de este tema, buscando experiencias y aportando buenas prácticas.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter