El pasado lunes se celebró a nivel mundial el día de la Salud, ya hemos hablado en alguna ocasión del cambio de paradigma en relación a la salud, no se trata de la ausencia de enfermedad mas al contrario es la presencia de bienestar la que debe guiar la acción.

La prevención de la enfermedad antes que su remedio, ha introducido los últimos años un cambio de visión que nos facilita la labor en el ámbito educativo, tenemos en nuestra mano mucha de la labor que puede facilitar alcanzar el objetivo de tener una ciudadanía sana.

La escuela puede, y me atrevería a decir que debe, promover la salud como un bien individual y comunitario. Podemos influir en el ámbito familiar; podemos colaborar con los servicios médicos locales y regionales; podemos actuar sobre una parte importante de la vida de nuestro alumnado durante el tiempo que compartimos a diario.

Pero ¿es eficaz nuestra acción? Promover un estilo saludable de vida requiere planificación, orden y sistematicidad, de nada sirve celebrar un día especial si el resto del tiempo escolar no cuenta con una dedicación a la promoción de valores y cultura de salud … una gota de agua no se convierte en océano que arrastre a todos.

Debe, por lo tanto, producirse un compromiso en primer lugar del Claustro, de los equipos de ciclo, del profesorado en definitiva para afrontar el diseño de un plan de acción ¿qué queremos hacer? Debemos plantearnos objetivos, que sean pocos, claros y bien definidos para que así podamos alcanzarlos. 

La definición de objetivos supone delimitar qué ámbitos se van a abordar, no es posible desarrollar propuestas realistas si abarcamos demasiados ámbitos, en función de nuestro contexto, de nuestra realidad deberemos decantarnos, no es lo mismo una escuela rural que un colegio con mucho alumnado en un centro urbano. Tampoco los recursos serán los mismos, por lo cual, debemos ser conscientes de que con poco también se puede hacer mucho, solo necesitamos un poquito de ingenio para alcanzar nuestro propósito.

Contar con las familias será fundamental, por varias razones, fundamental, sin ellos, sin ellas, toda nuestra acción queda coja, si me permitís la expresión. Debemos dar continuidad a nuestras actuaciones para que tengan verdadero calado en nuestro alumnado.

Dedicar un tiempo a consensuar líneas de acción, motivaciones e intereses de las familias nos puede llevar tiempo y esfuerzo pero a la larga se demuestra que merece la pena, se refuerza el vínculo que nos une y ponemos en valor el conocimiento que ellos atesoran, y que sin duda, complementa el dominio que sobre lo educativo tenemos nosotros.

Integrar a la familia, a la comunidad haciendo extensible la acción a pediatras, servicio de enfermería de la zona o servicios sociales cercanos enriquecerá nuestra propuesta, conectará aún a los sectores dedicados al bienestar infantil, y nos facilitará un abordaje al poliédrico concepto de salud mucho más rico y enriquecedor.

Creemos redes en nuestro entorno, facilitemos que la escuela sea un punto de encuentro donde se aten los nudos que nos permitan crear comunidad, una comunidad educadora orientada al bienestar, a la salud, al cuidado y crianza de los niños y niñas de nuestro entorno.

Si conseguimos desarrollar esta idea de manera eficaz, evaluando sus debilidades, actuando de manera conjunta en su diseño y puesta en valor será más fácil dar continuidad a la propuesta, no caeremos en el desánimo que en ocasiones nos embarga de que unos pocos hacen para todos. Tenemos que ser capaces de crear estructuras que soporten el peso y que mejor modo que repartiendo el peso entre muchos, así lograremos una escuela saludable, que diseña, que anticipa, que reflexiona y actúa en aras de que la salud no sea solo cuestión de remediar lo inevitable, sino todo lo contrario, una institución que alberga a todos y les ayuda a crecer sanos y felices.

Estamos a punto de terminar un curso, descansemos estos días que tenemos por delante y a la vuelta, comencemos a imaginar nuevos proyectos para el nuevo curso, estamos a tiempo de ir tejiendo nuestra red sin las prisas del nuevo curso ¿lo intentamos?

Feliz semana y disfrutad de los días de vacaciones. 

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter