Viñeta de Forges.

No lo creemos y lo único que nos puede salvar es la educación. Sí, la acción y efecto de educar.

Educación en mayúscula, educación que comparte “e” inicial con espanto, si no la hay.

Conversaciones de transporte público entre adolescentes desnortados abocados al carpe diem.

Es que ahora para servir comida te piden el título de Bachillerato.

Sí, supongo que sí. ¡Qué tonterías! ¡Para qué sirve la sintaxis y la ortografía!

Inutilidades… o para no escribir en la carta del menú berenjenas con “v” y “g” o paella con “y”.

Tonterías, yo escribo bien. Pero química y música, ¿qué interés tienen?

Amigo mío… Pues química, si quieres, para calcular la levadura necesaria del postre.

Música… pondría la que me gusta. ¿O debería escoger con tino la ambientación musical?

Ojalá no hubiera estudiado. Pero, claro, no vas a decir “prefiero ser un ignorante”.

Sinceramente, no sé para qué sirve el pasado, a mí me basta saber qué voy a hacer hoy.

Memento mori, la tiranía del momento… Me basta tener el último artilugio del mercado y listo.

Ángeles y demonios, ¿qué cosas dices y encima en latín? ¡Qué manía con estudiar lo antiguo!

Supongo que nosotros, el idioma, la cultura, la moda, la ciencia… es herencia del pasado.

Estudiar… Dicen mis padres y mis profesores que es una necesidad auténtica, vital. ¡Bobadas!

Desarrollar o perfeccionar las facultades intelectuales y morales del niño, del joven y del adulto.

Urgente sería que cada uno hiciera lo que le viniera en gana: estudiar o no estudiar.

Carpe diem, sospecho que es tu lema… pero, ¡ojo! Vivir al día significa no malgastar el tiempo.

Aprovechar la vida, “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”… pues comer y dormir.

Crianza, enseñanza, cortesía, formación, urbanidad, sabiduría, cultura… creo que te hacen falta.

Influencia no creo que me crees mucha y no me sacarás de mi oasis de decibelios.

Óptimo sería vivir una vida plena con nuestras capacidades desarrolladas al máximo, educados.

No lo sé. ¡Tonterías veraniegas! ¡Voy a recoger las notas!

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter