“Me encanta despertarme sin saber qué pasará o a quién voy a conocer o dónde terminaré”

(Titanic, 1997)

¿Qué tal todo? En estos momentos sigue siendo complicado viajar debido a las medidas que restringen la movilidad y por responsabilidad (por mucho que nos guste) estamos decidiendo hacer el menor número de desplazamientos posibles. Soñamos con poder viajar, recorrer caminos para conocer nuevos lugares o reencontrarnos con aquellos que son especiales. Pero no nos podemos olvidar del propio hecho de viajar, de disfrutar la travesía y reconocerlo como parte de la experiencia.

 

Esto nos ha inspirado para presentaros cuatro películas que se producen en el viaje, más exactamente por carretera. Este género es conocido como “road movie” y se sirven del viaje por carretera para presentar a sus personajes y la evolución que tienen compartiendo miradas, experiencias y discusiones dentro y fuera del pequeño espacio que hay en un automóvil en su mayoría (hay otras veces que es una motocicleta, autostop u otro vehículo terrestre). Aunque hay una gran variedad en este género hemos seleccionado estas cuatro por tener un claro valor educativo.

 

Thelma y Louise (1991)

Un clásico del cine estadounidense en el que sus dos protagonistas comienzan con la intención de desconectar en la montaña de sus vidas y termina… En fin, parte de la polémica que causó el estreno fue la falta de un final feliz. Durante todo el trayecto se va viendo un cambio de actitud hacia la tendencia machista de prácticamente todos los personajes masculinos que aparecen. Además del empoderamiento, el filme nos enseña que no es posible huir de las consecuencias que tienen nuestros actos.

 

Y tu mamá también (2001)

Esta película mexicana no es para todos los públicos exactamente por contener cierto contenido sexual con protagonismo en la cinta. Aun así, la película trata de la amistad que existe entre dos jóvenes de entornos sociales diferentes, porque por encima está ser “charolastras”. El elenco lo completa la actriz Maribel Verdú, con quien comparten el valor de la unidad que mantienen y explican los problemas sociales que existen en el país y por los que no es conseguida la Cultura de Paz en México.

 

Pequeña Miss Sunshine (2006)

Otra oscarizada película que contando con un presupuesto muy austero para lo que es Hollywood, es capaz de emocionar por la diversidad de temas y personajes que hay en la misma familia. Durante el metraje estamos viendo diferentes formas de fracaso y las reacciones que provoca. Es perfecta para que los adolescentes entiendan que es durante los peores momentos cuando más aprendemos. Son tantos los mensajes que nos ofrecen en las distintas conversaciones que podríamos dedicarle un post completo. El más importante: el valor del apoyo dentro de la familia (pese a las circunstancias).

 

Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013)

Terminamos con la ganadora de varios premios Goya y basada en una historia real, dado que el profesor de inglés que va hasta Almería para pedirle a John Lennon que complete sus canciones existió (falleció a los pocos años de estrenar la película). Nos podemos fijar bien en la historia de los dos jóvenes que huyen, ella no quiere reconocer en su hogar cierto secreto y él que en plena rebeldía se escapa de un padre autoritario al que no le gustan los cambios. Y es el iluso profesor con un objetivo claro quien les guía para tomar la mejor decisión en cada caso. Hay que aprender a, cuando sea necesario, gritar “help!”.

Si tenéis oportunidad de ver alguna de estas películas poner atención a esos temas y valores que tratan. ¿Conoces alguna más? ¡Compartela con tu comentario!

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Leave a Reply