Conocida como K, vitamina K, kit-kat, special k… es una sustancia sintetizada en 1962 y utilizada en los años 70 como agente anestésico en medicina relegada actualmente a su uso veterinario. Se presenta como un líquido incoloro e inodoro, olvo, cristales blancos, pastillas o cápsulas que se pueden ingerir, esnifar o inyectar.

[tab_item title=»¿Qué produce?»]

Efectos esperados y deseados: El efecto inmediato es la sensación de que el cuerpo y la mente se separan, aunque estos efectos dependen de la dosis, la situación de consumo y el estado de ánimo, presentando unos efectos muy similares una borrachera por alcohol o sedantes.

Efectos inesperados e indeseables: A dosis altas: el cuerpo queda prácticamente anulado, el consumidor experimenta un viaje psicodélico muy fuerte que puede variar según la persona: sentir cómo se deforma el cuerpo, ver imágenes, perder la noción de uno mismo, tener dificultad para reconocer lo que pasa alrededor, tener la sensación de verse fuera del cuerpo,… Pueden aparecer náuseas, vómitos, mareos, dolor de cabeza, trastornos de ansiedad, paranoias, flash back,…

[/tab_item] [tab_item title=»¿Y la ley qué dice?»]

Son ilegales los actos de elaboración o tráfico, o aquellos que de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el consumo ilegal. No está legislado el consumo y la tenencia con fines lúdicos de cantidades para el autoconsumo. Y son legales los escasos usos terapéuticos que persisten.

Más información en: www.fad.es

[/tab_item]

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter