Conocida como polvo de ángel, píldora de la paz, barco de amor… fue desarrollado como anestésico veterinario para lo que se emplea también en la actualidad aunque su uso como sustancia de abuso ilegal se generalizó en los años 60 en Estados Unidos. Se puede encontrar como polvo, pasta, líquido, papel mojado, tabletas o cápsulas. Frecuentemente se presenta como un polvo blanco cristalino que se puede disolver con facilidad en agua o alcohol con un sabor amargo es bastante característico. Se puede consumir oral, esnifada, inyectada e inhalada.

[tab_item title=»¿Qué produce?»]

Efectos esperados y deseados: Sensación de aislamiento, sensaciones de velocidad, euforia, calor, hormigueos, paz interior y a veces, despersonalización. Con frecuencia, se producen alteraciones en la percepción de la imagen corporal, del tiempo y el espacio, confusión o desorganización de pensamiento e incluso fuertes sensaciones de estimulación y fortaleza.

Efectos inesperados e indeseables: Dependiendo de la dosis consumida, los efectos pueden ser unos u otros: reduce la tensión arterial, el pulso y la respiración. Puede acompañarse de nauseas, vómitos, tremendas alucinaciones, psicosis esquizofrénica, violencia, convulsiones, coma y muerte. Leve aumento de la frecuencia respiratoria, aumento de la tensión arterial y del pulso. Respiración superficial, adormecimiento de las extremidades, dificultad de coordinación y desorientación general.

En personas que consumen largo tiempo se dice que están “cristalizados”, con pensamiento embotado, disminución de reflejos, pérdida de memoria, dificultad para hablar y pensar, depresión y pérdida de peso, impulsividad, depresión, letargia, dificultades de concentración y trastornos emocionales. Estos síntomas pueden persistir pasado un tiempo después del último consumo.

[/tab_item] [tab_item title=»¿Y la ley qué dice?»]

Son ilegales los actos de elaboración o tráfico, o aquellos que de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el consumo ilegal. No está legislado el consumo y la tenencia con fines lúdicos de cantidades para el autoconsumo. Y son legales los escasos usos terapéuticos que persisten.

Más información en: www.fad.es

[/tab_item]

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter