Los valores son el legado más fundamental y valioso que la familia tiene para donar a sus hijos e hijas, creo que incluso más que las donaciones económicas que puedan recibir. Dichos valores nos definen como familia única e irrepetible, que deja su huella con su paso por el mundo.

Cada familia elige sus propios valores que les definen, les hacen especiales y diferentes con respecto a otras familias. Por ejemplo, cuando realizamos una receta de cocina, hay familias que eligen unos ingredientes y otras eligen otros para elaborar un buen almuerzo. En la elección de valores ocurre exactamente igual, madres y padres eligen y hacen suyos unos u otros. Os pongo algunos ejemplos (no porque éstos sean los mejores valores, ya que cada familia elige los suyos propios) dignidad, solidaridad, cooperación, empatía, igualdad, respeto al medioambiente, cuidado de la salud, inclusión, autosuperación y muchos otros…

En mi opinión la familia elige la prioridad que da a sus valores clave y que considera que les serán útiles para la vida, el crecimiento y desarrollo de sus hijas e hijos. Esta siembra se produce a diario con cada consejo y comportamiento que realizamos. Unos años dará unos frutos maravillosos de los que se beneficiará la propia familia y el entorno y, sin embargo, otros la siembra costará más trabajo, pero esto requiere de nuestra paciencia ya que es un compromiso a largo plazo.

La mayoría de nuestros valores familiares coinciden con muchos de los objetivos propuestos por la ONU para 2030 y que iremos trabajando…

Mayte Manzanares

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Leave a Reply