Valores como la solidaridad, el emprendimiento, la tolerancia, la creatividad y el trabajo en equipo, confluyen desde hace varios meses en un gran proyecto que se está llevando a cabo en el instituto Josep Brugulat de Banyoles.

Consiste en una carrera que han organizado en el municipio los estudiantes de 3º de ESO de la asignatura optativa de emprendimiento. No se trata de una carrera como cualquier otra, sino de una muy especial a la que han etiquetado de innovadora y solidaria. Innovadora porque está pensada para todos los públicos, incluidos aquellos que a menudo se hayan al margen de iniciativas de este tipo, estamos hablando de ancianos y personas con minusvalías físicas y psíquicas. Y solidaria porque aquellas personas que lo necesiten, cuentan con la ayuda de alumnos que les acompañaran durante todo el recorrido. Además, las profesoras y alumnos encargados de la iniciativa, han transmitido su energía e ilusión al resto de alumnos y claustro de profesores, que han participado también, como voluntarios.

La carrera se está organizando desde inicio de curso, y tuvo lugar el pasado 17 de abril. Actualmente, se sigue trabajando en el proyecto, ya que después del éxito, se ha decidido llevar a cabo próximas ediciones.

Constó de cuatro recorridos. Uno de 4 kilómetros pensado para familias, otro de 10 kilómetros para alumnos de los distintos institutos y adultos, otro de 20 kilómetros para los más experimentados y finalmente el de 200m, pensado para ancianos y personas con distintos grados de minusvalía. Esta última es sin duda la más significativa de todas, inclusiva e integradora.

Los alumnos, se han organizado en cuatro grupos de trabajo: promoción, solidaridad, avituallamiento y logística. El equipo de promoción, se ha encargado de la difusión a través de las redes sociales, preparar carteles para distribuir por los comercios, y una entrevista en la televisión local. El equipo de solidaridad, visitó los distintos centros y residencias del municipio para invitar a sus integrantes a la carrera. El de avituallamiento buscó empresas que pudieran ofrecer sus productos y por último, el equipo de logística diseñó el recorrido, decidió los puntos de avituallamiento, la señalización, avisó la policía y la ambulancia.

La iniciativa ha sido valorada muy positivamente, no sólo por los alumnos y profesores del centro, sino por la población en general y sobretodo por los ancianos y participantes con minusvalía, que se han visto formando parte de un tipo de evento que a menudo no les incluye.

Aquél día se vivió una jornada repleta de emociones. Los alumnos vieron hacerse realidad un proyecto en el que habían trabajado con esfuerzo e ilusión, y los participantes, felices de formar parte de una actividad de estas características.

Se trata de una muestra más de la gran labor que se lleva a cabo desde los centros educativos, realizando una educación global y significativa de futuros ciudadanos que pueden contribuir a conformar una sociedad más justa y tolerante.

¡Felicidades chic@s!

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter