10 junio, 2021

 

¿Sabías que «El 48% ¡casi la mitad! de las y los jóvenes en España validan la pornografía como una fuente de aprendizaje y para el 30% es la única fuente de información sobre sexualidad»?

Alucinante ¿verdad? Por eso han denominado a esta generación como «porno-nativa» ya que comienza a consumir estos contenidos en internet a edades cada vez más tempranas -en torno a los 12 años-, por lo que desarrolla unas prácticas y preferencias sexuales que tienen que ver más con las experiencias observadas en el porno que con las vividas.

Según el estudio, su visionado es «frecuente» entre la juventud, aunque diferente entre chicos y chicas, dado que ellos buscan pornografía casi a diario, mientras que ellas lo hacen de manera semanal o mensual.

¿Motivos para su consumo? Pues dicen que la masturbación, la curiosidad que les suscita y la necesidad de «aprender» y «satisfacer mejor a sus parejas».

Y esto puede estar muy bien, claro que sí, el problema radica en que el porno normaliza prácticas de riesgo, violencias machistas, genera estereotipos de género y relaciones de poder patriarcales … en fin, nadita que ver con las prácticas sexuales disfrutonas y en igualdad.

De ahí, por ejemplo, la importancia de campañas como  “SEX-ON, PORN-OFF. ¡Apágalo! Disfruta el sexo en igualdad” de la que hemos cogido la imagen para este post, y que tiene como objetivo comenzar a conversar en torno al mayor influencer sobre la sexualidad de la actualidad, ¡el porno en la red!

 

Sabemos que el mundo del porno ha cambiado mucho, antes era algo que se tenía que buscar (revistas, cintas de video, cines especializados, etc…), ahora es una industria que inunda las redes, muestra vídeos en tu buscador sin que los hayas solicitado, posiciona miles de imágenes, cada cual más extrema, sin restricciones, a un clic de cualquier persona que navegue por internet.

Las investigaciones muestran como el “nuevo porno” o porno en la red, se ha convertido en el “educador sexual” de la juventud.

¡Flipa con los datos!, ¿En qué consiste el “porno en la red”?:

  • 88% son escenas agresivas y violentas,
  • 94% de esa violencia está dirigida hacia mujeres y 95% de estas escenas da a entender que a ellas les gusta ser tratadas así[2].
  • 71% de jóvenes reconoce que muestra conductas violentas como normales y que lanza mensajes confusos sobre el consentimiento,
  • 75% de las jóvenes piensa que influye en su manera de comportarse sexualmente[3],
  • 47% de jóvenes dice haber incrementado sus prácticas de riesgo tras ver porno[4]
  • En España, el primer acceso al porno se ha adelantado ¡a los 8 años!
  • El consumo se generaliza a los 14 años y es algo que se hace a escondidas y se oculta, solo el 1% de madres o padres sabe que su hija o hijo está viendo porno[1].

En una sociedad en la que no se habla con naturalidad sobre sexualidad, muchas chicas y chicos piensan que el porno les da información real sobre cómo son los cuerpos, cómo es el sexo, qué se espera de ellas y de ellos…

 

La juventud tiene curiosidad sobre el placer, el cuerpo y la sexualidad y es ¡natural!, lo más importante es informarles para protegerles, conversando y dándoles la información que necesitan para vivir sus cuerpos desde el respeto, el cuidado y el disfrute en igualdad y, por ende, protegerse de relaciones de riesgo y de abuso.

 

Pero está claro que el porno de la red no ofrece eso, sino que «distorsiona profundamente la idea de la sexualidad. Los hombres encarnan la fuerza y ellas están para complacer y servir sus deseos», con contenidos que simplifican las relaciones interpersonales al omitir toda la parte emocional y afectiva y reducirlas a la genitalidad.

 

Hace unas semanas el Informe Juventud en España 2020, realizado por el Injuve (Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030),  publicaba que el 52% de las y los jóvenes entre 15 y 19 años afirma haber mantenido relaciones sexuales. Cuando se trata de la muestra general (15-29 años), esta proporción se eleva al 72%. Por otro lado, la edad media para la primera relación sexual es de 16,2 años. En cuanto al consumo de prostitución, el 6% de los encuestados reconocen haber pagado al menos una vez

 En fin, ante este “nuevo porno” a un click en el móvil que es ciencia ficción ¡y violencia!… animamos a educarnos en una ¡sexualidad respetuosa, en igualdad y disfrutona!

 

¿Y TÚ QUÉ….de verdad necesitas ver vídeos donde aparecen mujeres humilladas para excitarte? ¡Seguro que no! ¡Disfrutar el sexo en igualdad está en tus manos!

Leave a Reply