La familia y la comunidad son dos pilares básicos en la prevención de conductas adictivas.

Por un lado, porque los factores familiares influyen en muchos de los comportamientos de las hijas y los hijos entre los que se incluyen la salud, el desarrollo social y los estilos de vida, además de ser un espacio de socialización fundamental.

Y por otro, porque es en la comunidad el lugar idóneo para poner en marcha las estrategias preventivas comunitarias.

Corresponde a las administraciones públicas, en sus respectivos ámbitos de competencias, desarrollar, promover, apoyar, fomentar, coordinar, controlar y evaluar los programas y actuaciones en materia de prevención.

Tanto las administraciones, como la familia, las asociaciones, las fuerzas de seguridad tienen un papel como agentes preventivos consistente en tomar decisiones sobre cómo evitar y/o resolver problemas y es fundamental que cuenten con la suficiente información, formación y habilidades tanto personales como sociales para poder dar una respuesta eficaz a sus hijos e hijas y a la población en general respectivamente.

En este apartado queremos aglutinar información y recursos preventivos orientados a esta tarea complicada y compleja además de ofrecer asesoramiento, formación y colaboración a todos los agentes implicados.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter