Cuando dos personas hacen algo conjuntamente, han de ponerse de acuerdo en cómo lo harán. Sucede en todas las esferas de la vida: cuando nos vamos con alguien de viaje, cuando tenemos un proyecto común, cuando jugamos a un juego… De hecho, pensar en este último ejemplo puede ayudarnos a entender mejor qué sucede cuando se juega con reglas distintas también en la vida cotidiana. Piensa en un juego de mesa:

  • ¿Cómo sería una partida de parchís, por ejemplo, si cada uno de las y los competidores tuviera normas diferentes?
  • ¿Sería un juego justo? ¿Sería igual de justo o injusto para todos por igual?
  • ¿Qué pasaría en esa situación, casi con toda probabilidad, como consecuencia de esas diferencias?
  • ¿Estarías dispuesto a jugar a un juego así? ¿Por qué?

Hoy vas a poder observar cómo, al salir con alguien, también es importantísimo establecer bien las “reglas del juego” y hacerlo de forma equitativa y justa desde el principio. Porque, de no ser así, la cosa puede complicarse después y no es fácil dar marcha atrás. ¿Tú qué piensas?

¿Qué podemos trabajar sobre este tema?

Comenzar la actividad jugando un juego rápido:

Se divide a la clase en dos partes y se les coloca a ambos lados del aula. Para poder jugar a este juego hace falta una pelota suave, de trapo o similar, que es la que se usará para lanzar de un equipo a otro. El objetivo es eliminar a cuantos más oponentes, mejor, y esto se hace a través de lanzarles la pelota y darles en cualquier parte del cuerpo. El impacto puede evitarse intentando cualquier compañero o compañera del equipo coger la pelota al vuelo. Si se produce esto, que alguien la coge antes de que impacte, no se elimina a nadie de ese equipo y les toca lanzar. Si a quien intentó cogerla se le cae, por el contrario, quedará automáticamente fuera del juego. Se hará así repetida y sucesivamente hasta que ya no quede nadie “vivo” de uno de los equipos, siendo el otro el vencedor.

La particularidad de la dinámica está en que ambos equipos no jugarán con las mismas normas. A uno de ellos, de hecho, ha de informársele en secreto y antes de empezar la actividad, que su equipo puede usar también a sus eliminados para seguir procurando evitar el impacto sobre sus compañeros y compañeras. Es decir, uno de los dos equipos, al que se le permite usar a sus eliminados, tendrá una barrera defensiva mucho más amplia que el otro equipo y tiene más posibilidades de “robar” la pelota antes de que impacte.

Ante eso, lo más probable es que surjan las quejas por parte de los “agraviados”. Quien coordina la actividad ha de hacer como que pone orden y el equipo “amonestado” procurará hacer como que obedece, pero una y otra vez seguirán en lo que parecerán trampas, pero que en realidad es una cuestión de diferencia de reglas. Evidentemente, no hace falta dejar que llegue la “sangre al río” con el conflicto que previsiblemente se creará entre la aparente “jeta” de un equipo y la “dejadez” de quien coordina. Pero cuando se haya removido un poco de tiempo el ánimo, es el momento de dejar el juego y explicar por qué se ha actuado de esa forma.

La intención de esta dinámica es que el grupo pueda vivir en carne propia lo que se vive cuando se está en una relación desigual. La desigualdad se vive muy fácilmente como abuso y es justo lo que sucede cuando las diferentes partes no juegan con las mismas normas (exactamente lo que han visto en la secuencia, pero aplicado al ámbito de las relaciones de pareja).

  • ¿Cómo ha vivido el equipo engañado el juego?
  • ¿Les ha enfadado la sensación de injusticia o lo han visto normal?
  • ¿Se ha quejado alguien del equipo con ventajas de la situación?
  • ¿Cómo han reaccionado en comparación con el otro grupo?
  • ¿Se ha producido en algún momento el intento de “calmar” al equipo que se quejaba o de hacerles ver que tampoco era para tanto?

En la secuencia que habéis visto tenemos a una pareja que no parece jugar con las mismas normas tampoco.

  • ¿Cuáles son las reglas con las que intuís que está jugando la chica? (P.e. para ella las reglas son tener una relación exclusiva y monógama, darse prioridad para hacer cosas juntos…).
  • ¿Cuáles notas que son las reglas para el chico? ¿Son las mismas?
  • ¿Cuál es la actitud del chico cuando ella le pide explicaciones?
  • ¿Cuál es la de ella cuando él actúa de esa manera?

 

Cuando dos personas juegan a algo con reglas diferentes y más cuando esa diferencia no ha sido consensuada y pactada, eso pone a una de las dos partes en clara desventaja respecto a la otra. En este caso, Ale se siente en desventaja e intuye que Bosco se está dando libertades que a ella no se le permitirían tan fácilmente.

  • ¿Qué es lo que no le ha gustado a Ale de lo que Bosco le ha contestado?
  • ¿Tenía razones para estar molesta?
  • ¿Cuál es la estrategia que Bosco está empleando para “resolver” la situación? (Está evadiendo la pregunta y procurando callarla al imponer toque físico).
  • ¿Cuál es la respuesta de Ale ante la estrategia de Bosco? (Ella asertivamente rechaza el contacto físico mientras no tenga una explicación convincente de lo que ha preguntado).
  • ¿Te parece que hace bien o mal? ¿Por qué?

Cuando el vecino de Ale aparece en escena sucede un cambio inesperado. De repente, lo que era una conversación aparentemente “amistosa” y “normal” de parte de Bosco, se convierte en una reacción tremendamente violenta a nivel verbal hacia el chico que se acerca.

  • ¿Te ha sorprendido esa respuesta en Bosco? 
  • ¿Te parecía Bosco hasta aquí una persona agresiva?
  • ¿Puede ser que siempre haya sido agresivo a su manera en la escena pero que quizá no nos hayamos percatado de cuánto hasta que no ha insultado al chico?
  • ¿Crees que hay muchos o pocos chicos que llevan así sus relaciones de pareja?
  • Si esto es algo frecuente, ¿es posible que muchas chicas y chicos consideren esto como algo normal?
  • ¿Piensas que es la primera vez que reacciona agresivamente ante alguien? ¿Cómo lo sabes?
  • ¿En qué otras formas le has visto ser agresivo en la escena? (Jugando con sus propias reglas en la relación, evadiendo las preguntas que es legítimo hacer, usando la insistencia física y la envergadura para limitar a Ale en la situación que le hace sentir incómodo, insultando al chico, levantando la voz e incluso conduciendo con alguna copa de más como se sabe más adelante en la película).

Muy posiblemente Bosco reacciona como le hemos visto hacerlo porque ya está acostumbrado a que le funcione. Es bastante frecuente, por otra parte, que se establezcan relaciones de pareja en las que una de las dos partes sale perdiendo. En muchas ocasiones, esa parte que pierde suele ser la chica.

  • ¿Podéis pensar en ejemplos de esto?
  • ¿Por qué pensáis que sucede?
  • Bosco argumenta en un momento de la secuencia que se trata de una “discusión de novios normal”. ¿Coincide tu sentido de la normalidad con la suya? ¿Y la del vecino o los padres de la chica?

Interesa especialmente la forma en la que la chica considera esa “normalidad”. De hecho, con tal de no tener un conflicto, ella disculpa a su novio y le deja hacer, siendo realmente los padres los que al final ponen orden en la situación.

  • ¿Piensas que Bosco tiene un problema de agresividad que no sabe controlar o, por el contrario, escoge con quién y cómo puede visibilizarlo?

Es una buena manera de zanjar la actividad proponerles que, trabajando en pequeños grupos, puedan establecer cuáles deberían ser normas equitativas y justas que puedan ser una buena estructura para una relación de pareja. Por supuesto, cada pareja marca sus propias normas, pero es fundamental que éstas sean consensuadas y justas por igual para una y otra parte y que, por supuesto, quede fuera del tablero cualquier diferencia debida a cuestiones de género.

Hacer al terminar una puesta en común recalcando la idea final de que, incluso si una pareja tiene una forma diferente de relacionarse que el resto, es fundamental que lo que aplica para uno de los componentes aplique también para el otro.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter