Cuando alguien quiere ser amable y mostrar generosidad con otras personas, hay mil maneras de conseguirlo. Si lo piensas, casi cualquier detalle puede ser bueno si se emplea adecuadamente y con una motivación de construir y aportar. Piensa, por ejemplo…

  • ¿Cuál ha sido el detalle que has valorado más positivamente de parte de alguien, no tanto por su valor material, como por la intención, simpatía o sensibilidad que aplicó a dártelo?
  • ¿Qué tipo de detalles tienes hacia personas alrededor de ti que no cuestan mucho, pero sin embargo valen más de lo que costaron?
  • ¿Crees que podrías tener más de esos detalles sencillos que cautivan con otras personas cercanas? ¿Quiénes podrían ser?

Al igual que sucede para intentar hacer algo bueno, también cuando una persona quiere hacer daño puede escoger todo tipo de elementos que, enfocados hacia la destrucción, se convierten en armas muy peligrosas y dañinas. ¿Te suena de lo que estamos hablando? ¿Puedes pensar en alguna? ¿Tú qué opinas de esto?

¿Qué podemos trabajar con este audiovisual?

La vida en el instituto no es nada fácil. En un sentido simbólico, casi representa en una cierta medida lo que el mundo real puede ser a veces. Podemos encontrarnos con personas estupendas y también con gente mezquina dispuesta a amargarnos la vida. En cualquiera de esos casos, lo uno y lo otro no se hace con las manos vacías. Las personas podemos convertir casi cualquier cosa en algo bueno o algo malo.

Vamos a pensar en ejemplos de eso… Por poner uno de partida, ¿es bueno o malo ver la tele? ¿Cómo puede convertirse ver la tele en algo malo y qué se puede hacer para que sea algo bueno? Respondámonos esta pregunta a través de un juego rápido:

Vamos a hacer tantos papelitos como personas van a participar (n) y los vamos a numerar de 1-n. De manera aleatoria, cada participante tomará después uno de esos papeles y el número que aparezca será con el que participe esa persona en la actividad.

Una vez hecho esto, y también de forma aleatoria, distribuimos a los y las participantes en dos grupos. Cada uno estará a un lado del aula y en el centro se colocará solo uno o una que será elegida sucesivamente al escoger quien coordina la actividad un número. Por ejemplo, en la primera ronda, quien tiene el número 21 puede ser el que empiece. A su izquierda y a su derecha estarán colocados los dos equipos.

Su labor como “voluntario” o “voluntaria” será decir un concepto cualquiera, y los dos equipos deberán pensar en cómo ese concepto puede ser usado como algo beneficioso o perjudicial hacia alguien en primera persona o hacia el resto. Por ejemplo, la TV puede servir para pasar un buen rato, para informarse, o puede servir para eludir responsabilidades.

Gana un punto cada grupo que sea capaz de dar su respuesta. Lo pierde, por el contrario, si no es capaz de encontrar un buen o mal uso -según qué función tengan como equipo- para ese concepto. Terminar el juego con el recuento final y proseguir la actividad.

Es el momento de continuar y hacerlo a través de la secuencia que hemos escogido. Al inicio de la misma vemos la “entrada triunfal” de Alexa en la cantina del instituto. Nada más llegar genera alrededor de ella una especie de revuelo en las personas alrededor, pero no tardamos mucho en comprobar que no es por su simpatía.

  • ¿Qué piensas que es lo que está despertando las reacciones de los chicos y chicas de la cafetería?
  • ¿Qué elementos destacas principalmente en ella que crees que usa como “arma” para atraer la atención sobre sí?
  • ¿Cómo describirías a Alexa, a primera vista de esos pocos segundos iniciales de la secuencia?
  • ¿Dirías que Alexa es, en su instituto, una chica popular?
  • ¿Qué características ha de tener una persona para ser considerada popular, por ejemplo en tu instituto?
  • ¿Tiene la moda, lo fashion, cool o chic, algo que ver en todo ello?
  • ¿Puede llegar a ser popular alguien que no haga un buen uso de la moda o de estas características relacionadas con ella?
  • ¿Qué posibilidades tiene, a priori, la chica a la que ha regañado Alexa por estar en su plano, de ser una chica popular? ¿Piensas que cumple el perfil que se esperaría?

El concepto de popularidad tiene mucho o todo que ver con elementos más bien superficiales, como has podido comprobar. Puede ser una cuestión de belleza, estilo, gestos, moda, o todo ello junto lo que le da a la persona admirada a primera vista ese halo de popularidad. De ahí, la admiración de las personas alrededor, sobre todo basándose en lo que pueden ver y lo que simboliza (p.e. si llevan ropa cara o no, si lo que se lleva, caro o barato, es de la presente temporada…). Porque la moda que escogemos habla, en definitiva, de nosotros y nosotras.

  • ¿Qué opinas tú del concepto de “popularidad” que se maneja en los institutos?
  • ¿Estás tú entre los que se considerarían chicos o chicas populares?
  • ¿Quizá no eres uno de ellos o una de ellas, pero formas parte de sus grupos cercanos?
  • ¿Cómo te hace sentir la posición que tienes en el instituto?
  • ¿Qué papel juega en tu caso la moda o tu aspecto físico de cara al papel que pareces jugar en el instituto?

En ocasiones, alguien que no sigue del todo estos parámetros podría formar parte del grupo de los chicos y chicas populares.

  • ¿En qué casos sucede eso? (P.e. en el caso de que alguien sea muy bueno en los deportes, por ejemplo. En esos casos, si se cumplen unos mínimos, el asunto “moda” pasa a un segundo plano).
  • ¿Podéis identificar en vuestra cabeza a la persona más popular del instituto y a la que menos e intercambiarles mentalmente la ropa, para ver qué efecto produce en vuestras mentes esa imagen? (Comentar luego en voz alta, sin mencionar nombres, las impresiones que les ha producido ese ejercicio mental).
  • ¿Pensáis que si se hiciera ese cambio realidad la persona popular lo seguiría siendo fácilmente?
  • ¿Y a la inversa? ¿Conseguiría un cambio de look convertir a alguien en popular o deberían pasar más cosas?

El desarrollo que vemos en el personaje de Alexa empeora por momentos: es despreciativa en todo lo que hace, se cree el ombligo del mundo, es narcisista y piensa que los demás alrededor están ahí para servirle, insulta constantemente a amigos y enemigos y el colofón del desprecio llega cuando se despide de su perrito con un beso, pero ignora completamente a su novio, al que tampoco trata demasiado bien.

  • ¿Qué pensáis que atrajo a este chico hacia ella?
  • ¿Qué opinión pensáis que le va mereciendo Alexa conforme la va conociendo?
  • ¿Está siendo la moda suficiente como para mantener esa relación?
  • ¿Cuál fue su función en todo esto, según tú? (Quizá atraer la mirada o la atención, pero hace falta mucho más para sostener las relaciones).

Alexa termina de “cubrirse de gloria” cuando se enfrenta a la chica a la que llama “cara de cerdo” en el baño (ella y su pandilla de secuaces, todos y todas más que preocupados y preocupadas por cuestiones de aspecto y de moda). Es evidente que, en ese caso, el grupo y particularmente Alexa están constantemente usando la moda como mecanismo de diferenciación, menosprecio y bullying.

Eso hace que la protagonista, Danielle, decida hacer un cambio radical sobre su vida y parece empezar por su aspecto físico. Está claro que hay otras cosas que le afectan, pero empieza por lo que resulta más fácil, aparentemente, modificar.

  • ¿En qué consistiría para ti ese cambio necesario? ¿Qué necesita Dany para que su vida cambie?
  • ¿Crees que será eficaz lo que intenta o necesitará más?
  • Por lo que has podido ver en las reacciones que genera en el instituto cuando entra tras ese cambio de aspecto, algo está cambiando. ¿Qué tipo de reacciones ves en la gente?
  • ¿Te agrada ver ese cambio de actitud?

Terminamos la actividad proponiéndonos ser, por unos minutos, el asistente personal de Danielle. En un sentido, le tendremos que asesorar acerca del cambio físico que ha hecho, si nos parece que le ayudará o no… pero principalmente se nos ha “contratado” para que la aconsejemos en aspectos que serán los que determinen, llegado el momento, un verdadero cambio que dure en el tiempo.

El papel de los chicos y chicas participantes en la actividad consiste en este momento en determinar cuáles son los aspectos que la protagonista debería cuidar, además de su aspecto, y realizar labores de coaching con ella, indicándole qué consejos debería seguir para cada una de las áreas de trabajo que hayan identificado. Puede dejárseles unos minutos para que piensen en posibles propuestas y luego hacer una puesta en común como cierre.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter