Ejemplo de Mind Map

La convivencia suele ir bastante unida a la situación que tiene un estudiante en el aula, y esta situación, en la mayor parte de las ocasiones, depende del grado de integración con sus compañeros y de su comprensión del contenido que se trabaja en las clases.

En el artículo de hoy voy a hablar sobre las posibilidades visuales del aprendizaje, y de como muchos estudiantes, que no son capaces de integrarse adecuadamente en la clase, pueden, con un apoyo visual, encontrar una metodología donde comprender y disfrutar con la adquisición del conocimiento.

el-legado-steve Infografía sobre Steve Jobs

La educación se ha basado tradicionalmente en el lenguaje, en las explicaciones que los decentes realizaban para su alumnado. Sin embargo, estas explicaciones, era apoyadas en numerosas ocasiones mediante el uso de recursos visuales. Se utilizaban las pizarras para subrayar la información, y, muchos de nosotros, dibujábamos esquemas en nuestros cuadernos para concretar los datos más importantes. A esto había que añadir las ilustraciones que había en los libros y las diapositivas que llegaban a utilizar algunos docentes. La imagen siempre ha estado presente en la educación, aunque no siempre se ha utilizado de la manera correcta. Si tratamos de hacer memoria sobre cómo usaban los profesores las pizarras en nuestra infancia, recordaremos que, en la mayor parte de los casos, se usaban para copiar actividades, dictados o pequeños esquemas.

La mayor parte de los docentes no han sido conscientes de la posibilidades facilitadoras que tiene la visualización, e incluso a día de hoy, es todavía difícil encontrar profesores que sean capaces de sacar todo el partido posible a la realización de mind maps, infografías o explicaciones audiovisuales. El uso constante de técnicas de comunicación visual cambia por completo la metodología en el aula, ya que el uso del lenguaje adquiere una estructura que está constantemente enmarcada dentro de elementos visuales de referencia. Estos elementos visuales pueden prepararse previamente, pero también, en muchos casos, se pueden desarrollar en tiempo real mediante la utilización de dibujos y gráficos. Las posibilidades que ofrecen para ello tanto las tabletas como las pizarras digitales, hacen que comuniquemos de una forma mucho más efectiva, utilizando toda una serie de recursos que facilitan tanto la presentación de la información como su realización práctica por parte del docente.

Entre las virtudes pedagógicas que podemos destacar de las diferentes herramientas de comunicación visual, me gustaría hacer incidencia en estas cuatro:
– Hace más comprensible la complejidad, mediante la visualización de datos y sus relaciones.
En muchas ocasiones la presentación de los datos requiere que los alumnos sean capaces encontrar las interrelaciones que existen entre los mismos. Por esa razón es tan importante utilizar mapas mentales, o cualquier otro tipo de recurso visual, que les permita comprender la relación que se da entre los contenidos con un simple golpe de vista.
– Favorece la comprensión de una perspectiva general ante un contenido complejo.
Comunicar visualmente nos permite manejar mejor la presentación completa de los datos. Podemos estudiar de forma secuencial para centrarnos en cada elemento, pero en la mayor parte de las ocasiones, lo que más le cuesta a nuestros estudiantes es comprender el marco completo. Para lograr este objetivo, una presentación visual de los datos resulta muy clarificadora, ya que se pueden observar las relaciones entre los diferentes elementos de información, así como la jerarquización de los mismos.
– Comunicar planes, procesos y mostrar la interrelación entre las diferentes secciones del contenido a lo largo del tiempo.
Si queremos hacer comprender a nuestros alumnos un proceso, es mejor utilizar un lenguaje que sea capaz de describir el movimiento. Para estas cuestiones los mapas temporales y las infografías pueden ayudar tremendamente a facilitar la comprensión. Al usar estos medios, no estamos ilustrando únicamente un elemento del contenido, sino que presentamos una información general que resulta clarificadora. Por supuesto, hablando de procesos, es evidente que el vídeo ofrece también muy buenos resultados para trabajar en este ámbito.

Por último, si a la hora de hacer cualquier tipo de presentación visual, permitimos que se incorporen ideas y observaciones de los estudiantes, estaremos logrando una participación que puede ser muy significativa para el trabajo en el aula. De esta forma, podemos aumentar la creatividad, la comprensión y la colaboración entre los diferentes alumnos, lo que repercutirá también en la convivencia en el centro.
Una presentación visual puede ayudar mucho a comprender mejor el contenido, pero interactuar con el aprendizaje es mucho más importante. Si partimos de un mapa mental básico, y posteriormente los estudiantes comienzan a completarlo, a aumentarlo, estaremos consiguiendo que sean capaces de incluir sus aportaciones en la adquisición del conocimiento. De esta forma, su aprendizaje se convierte en un proceso más activo, donde mejorará la comprensión, la memorización y la creatividad.

Para llevar a cabo estas intervenciones visuales existen multitud de técnicas, desde las más simples, como el dibujo o los esquemas, a la creaciones de contenidos multimedia. Particularmente interesantes son los mapas mentales (mind maps) que se pueden llevar a cabo con una gran cantidad de aplicaciones informáticas (también pueden dibujarse sobre el papel). Las actuales PDI, así como diversos programas, permiten grabar explicaciones en vídeo, lo que puede resultar particularmente interesante para el trabajo en diversas asignaturas.
Estas cuestiones no sólo favorecen el trabajo con el alumnado, su motivación y su comprensión del contenido, sino que, además, se pueden convertir en una poderosa herramienta para facilitar la colaboración en el aula.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter