22 enero, 2021

Por Jose Luis Pérez Candilejo – Docente en el CRA Gloria Fuertes (Fuente del Arco – Badajoz)

Hoy, 24 de enero, se celebra el día internacional de la Educación, un
concepto tan amplio como importante y maltratado en muchas ocasiones,
un ámbito tan fundamental, como universal, que debería llegar a cada
rincón del mundo y que, por desgracia no es así.

Por ello, como maestro, me siento inmensamente afortunado de poder
formar parte de esa Educación en uno de esos rinconcitos a los que, por
suerte, sí llega, me refiero a la Educación rural en España.

Pueblos pequeños, con pocos habitantes, mucha naturaleza y lugares
llenos de encanto y magia, calles, callejuelas y callejones ocupados por
comercios de los de “toda la vida”, por aperos camperos, placitas
acogedoras y olores tradicionales…y en alguna de esas calles o placitas, el
colegio del pueblo, un lugar en el que la palabra Educación toma algunas
connotaciones diferentes al resto de sitios, porque esa Educación también
huele a tradición, a cercanía, a enlace entre pasado y presente como
lanzadera al futuro…

En muchas ocasiones, se tiende a pensar, equivocadamente, que la
escuela rural es un lugar falto de recurso y opciones, pero como bien dijo
Zig Ziglar, “no es lo que tienes, sino cómo uses lo que tienes, lo que marca
la diferencia”, por ello, si tu vida docente, te lleva a tener la gran
oportunidad de ser maestro de escuela rural, descubrirás todas las

posibilidades que éstas tienen, permitiendo disfrutar de entornos
maravillosos, de una naturaleza cercana y, como yo digo, de “niños y niñas
de pueblo”, una educación diferente que tiene infinitas posibilidades, una
educación que permite a Comunidad Educativa y colegio, trabajar de
forma más cercana, más directa.

En los pueblos pequeños, en los rincones rurales, cuando sales a la calle,
sigues existiendo en el ambiente ese trato de “maestro de pueblo”, ese
agradecimiento intrínseco que se puede observar y comprobar en el trato
de los lugareños, ese cariño con el que te acogen y te cuidan.

Por ello, hoy, en el día internacional de la Educación, quiero romper una
necesaria lanza en favor de la escuela rural, la cual, necesita quizás aún
más que el resto, un poco de cariño, atención e implicación por parte de
todos y dar visibilidad a la gran magia educativa que se crea en esas
pequeñas zonas rurales, tantas veces olvidadas…

Leave a Reply